martes, 31 de enero de 2012

ATAHUALPA YUPANQUI - EDUARDO FALÚ



A 104 años del nacimiento de Atahualpa Yupanqui
Don Ata, me trae recuerdos de mi infancia y mi juventud por los escenarios de Cosquín.
Vivía una hermana de mi padre, en Santa Elena, rozando el límite de Santiago del Estero y solíamos ir a pasar unos días de vacaciones en enero, mis padres, mi hermana mayor y yo.
Allí solíamos reunirnos con primos y tengo los mejores recuerdos de mi niñez, en esas tardes acompañados por el incesante movimiento de los ‘tuquitos pan’ que atrapábamos en botellas y después soltábamos cerca de nuestras habitaciones, en una fiesta que era igual a la de fuegos artificiales en algún acontecimiento urbano.
Veíamos como los sapos se acercaban al sol de noche, para ‘engullir’ insectos que rondaban incesantemente. Con malicia, aguardábamos que mi tío, mi padre, o algún paisano de visita arrojara una colilla de cigarrillo para confundir a los batracios que huían a los saltos desesperados.
Algunas veces, mi tía Evelia Pérez de Caro, nunca sabíamos como se enteraba, pero carneaban temprano un chivito, cuyos lastimeros gritos traspasaban nuestros sensibles oídos infantiles y… a preparar una comida especial!
Es que pasaba para el ‘Cerro Colorado’ don Ata y hacía siempre un alto en el camino, nos acompañaba a saborear el manjar que servían con la ‘chanfaina’, hecha con los menudos del chivito, condimentos y harina, hecha por mi madre. Un secreto exquisito que nunca pude develar.
Pero cierta tarde, partimos en una chata tirada por un matungo que llamaban ‘Cuninche’ y trepamos de camino, las resbaladizas cuevas de los comechingones
Que después supe, marcaban el límite con mi provincia de San Luis.
Imaginé que el Cerro Colorado, era un pueblo importante, ya que allí vivía ese personaje tan popular y admirado por los lugareños.
Imposible olvidar los pueblos cercanos que perpetuó en su canto don Ata, como El churqui, a donde fuimos en tractor vestidos de fiesta, invitados a un casamiento, o Rayo Cortado, donde mi tío tenía su campo y de donde traíamos alimentos.
Cerro Colorado, por entonces, era un pueblo de montaña más, pero al acercarnos, los trinos de una guitarra, frenaron nuestro ruidoso vehículo y nos detuvimos a escuchar.
Cerca, la casa de don Ata, revestida en piedra, contrastaba con el paisaje rural y entendíamos porque era para él como un refugio.
Su hijo, vino a caballo, vistiendo un cuidadoso equipo de gaucho y por lo que puedo recordar, el equipamiento reluciente, era tal vez de plata.
Sin medir consecuencias, ni ser invitados, atraídos como por un imán, nos acercamos a un bar estilo pulpería, donde el olor a tierra mojada, nos decía que habían refrescado el piso, porque vendría el visitante.
Unos pocos parroquianos, tomaban sus tragos en absoluto silencio, deslumbrados por los arpegios. Y los aplausos con expresiones de alegría, se dejaban oír al finalizar cada interpretación. Y después, venían los pedidos y a él, se lo veía feliz, en su pago y entre los suyos.

Años después, con una delegación, representamos a San Luis en el festival mayor del folklore en Cosquín, Córdoba. Ensayábamos en el salón de un Internado de monjas o algo así y pasábamos para ir al escenario, por un bar donde vendían unas empanadas deliciosas.
Y un día, me aparté del grupo, porque al igual que aquella tarde mágica, una guitarra que me era familiar, hacia detener a los transeúntes.
Allí estaba don Ata, con sus pilchas oscuras de gaucho, a pesar del calor reinante. Entré a saludarlo, hablamos de su paso reciente por Santa Elena, su diálogo con mis tíos y primos y supo porque yo estaba allí. Vinieron a buscarme para el ensayo y después de su ‘adiós, nena’, con una sonrisa que no era muy habitual en su rostro, no volví a verlo más, ni siquiera en el escenario porque nos cruzamos los días de actuación.
Vaya en este breve relato de mi memoria, mi recuerdo y admiración, para uno de los más grandes compositores, en la historia del folklore nacional.

Texto: María Evelia Pérez Nicotra
En el video: dos grandes del folklore argentino: Yupanqui y Falú

Visitá: FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI –

www.atahualpayupanqui.org.ar

info@atahualpayupanqui.org.ar - Tel.: (54 9) 0-3522-15-649100